sábado, 8 de noviembre de 2008

Refugios de la intimidad


(Es un título que tomé prestado de este libro)

Los ex libris eróticos me recuerdan a las antiguas chambres, los primeros espacios privados en los grandes palacetes. Los señores deciden en algún momento del siglo XVI hacer de la gran galería un estudio para sus colecciones privadas. Igualmente me imagino a estos ancianos coleccionistas de ex libris con preferencia por los eróticos asistir a sus pequeños estudios, ordenar su colección y darse un gusto.

Yo suelo pasar tardes deliciosas con mis ex libris, no necesariamente los eróticos, que no son de mi interés especial. Algunos me dan pudor, pero como lo dijo mi fino amigo Benoît Junod, el arte erótico no tolera mediocridades.

Una vez, cuando empezaba a coleccionar, descubrí en el cajón de mi papá mientras le tomaba prestados unos calcetines, una Revista de la Universidad. Estaba plagada de ex libris. La miré con emoción y el detalle que podían percibir aquellos ojos míos. Corrí con entusiasmo a mostrarle el descubrimiento a mi madre y ella me la arrebató con enojo: era una revista dedicada a la pornografía ilustrada con ex libris eróticos. Se la regaló a un tío, pornógrafo, o mas bien coleccionista de pornografía; me sentí triste: aunque siempre he sido pudorosa, no tengo prejuicios.

Un día mi padre, que también se sintió despojado, llegó con un pequeño sobre para mí. Dentro estaban fotocopiados y cuidadosamente recortados todos los ex libris. Yo los anexé a mi colección, seguramente él los guardó con sus colecciones privadas.

7 comentarios:

Jazmin Velasco dijo...

Y este de quien es? no sera Eric Gill, no???

Martha Montero dijo...

Querida Selva: creo que tu colección no es pudorosa ni prejuiciosa sino excelente. Gracias por ir compartiendo tus ex libris de poco a poco, que es también un medio eficaz de avivar nuestros deseos... Feliz domingo!

dikua dijo...

my hermoso y sensual.

besos!!

Selva Hernández dijo...

Ay sí, ahora mismo pongo la ficha, se trata de una Xilografía hermosa de Eric Gill. Es que hay ex libris erótico-pornograficos que no me gustan para nada... Algunos de ellos estaban en esa revista y tomados sin duda de este libro:

http://www.amazon.co.uk/EROTIC-BOOKPLATES-Phyllis-Eberhard-Kronhausen/dp/0517175223/ref=sr_1_2/275-8432843-8188306?ie=UTF8&s=books&qid=1226288000&sr=1-2

Selva Hernández dijo...

Ach! No sé cómo poner links en los comentarios... En fin, cópienle y péguenle si quieren ver el libro...

Nell dijo...

Aquí está el link.

Ah, esos cajones de calcetines, ¡nunca fallan!. Pero tu historia tuvo un final feliz.

El ex libris es precioso, la técnica es muy sencilla pero el contraste entre la piel y el fondo oscuro me gusta mucho.

Manuel Cervantes dijo...

El pudor. Es algo curioso, misterioso.