jueves, 21 de abril de 2011

Regalo de cumpleaños

Para Jaime, mi padre

IMG_2629

Recientemente mi biblioteca se redujo considerablemente. Nuestra biblioteca se convirtió en mi biblioteca; sin la parte nuestra, muchos de mis libros favoritos se cambiaron de casa. Lloré mucho por los libros perdidos, el apego. Pero cosas son cosas y no son más que cosas. No los necesitas, alguien me dijo a manera de consuelo. Si hay algo que no te hace falta, son libros, me dijo otro amigo.

He estado postergando el arreglo de la biblioteca y los libros que me quedaron. Decidí deshacerme de casi todo y quedarme sólo con lo esencial. Para qué quiero tanto papel, pensé. Entonces llegó este regalo.

IMG_2536

IMG_2540

IMG_2591

IMG_2581


Muchos saben que la caligrafía tomó un fuerte impulso luego de la invención de la imprenta. Este invento, que se proyectó como una máquina capaz de reproducir la escritura de manera artificial, provocó desconfianza. Si los documentos podían multiplicarse, nada más fiable que la letra manuscrita. Los escribanos, notarios del siglo XVI, además de saber de leyes, tenían que dominar el arte de la buena escritura: con su puño y letra dejaban constancia de la legalidad de cada documento. De esa época hay algunos ex libris, hermosas cartelas barrocas que rodean el nombre manuscrito de su propietario, tal como la firma que cada quien deja como constancia en documentos importantes: contratos, convenios, cartas, cheques.



IMG_2593

IMG_2587


IMG_2555

IMG_2560

IMG_2563

El acto de la escritura manuscrita implica además un proceso psicológico: la mente se transmite hacia el papel a través de la pluma en forma de arcos, curvas, ascendentes, descendentes, tildes, puntos, ritmo, espaciado, perfil, con el peso de la pluma en cada trazo. Mis alumnos se quejan invariablemente de que los ensayos que escriben para mi curso de Historia del Diseño deban entregarse escritos a mano. Es para ejercitar los músculos que se atrofian con el estudio de estas carreras, arguyo. Además me gusta conocerlos primero por sus letras y después por sus nombres. Y es verdad. Conozco el caso de dos que se enamoraron por la belleza de sus firmas, o el de aquel al que le negaron un trabajo por lo intrincado de su rúbrica. La caligrafía domina las formas provocadas por la psique a favor de una escritura de bellos rasgos, pareja y suelta, aunque no siempre legible.

IMG_2538

IMG_2589

IMG_2597

IMG_2542

IMG_2547

Todo esto lo escribo para agradecer la hermosa edición de 1840 que mi padre me regaló de cumpleaños: Album Calligrafico. Trattato storico teorico pratico del bello scrivere compilatto ed eseguito a penna da Giuseppe Bertolla. Calligrafo di Camara di S. A. R. Il Duca de Lucca. Este libro me recordará la escritura en los actos notariales, en memoria de los libros perdidos.

IMG_2660

10 comentarios:

Loulou dijo...

Qué hermoso regalo, Selva. En casa de mi padre hay un libro de caligrafía del XVIII que nunca me canso de mirar. Te lo escanearé.

MAAG dijo...

¡Fascinante!

B. Ibarrola dijo...

Los libros pesan, cada vez más, con los años. Con el tiempo, las casas se van transformando en bibliotecas: a un librero le sigue otro y a éste otro más, y otro… No es bueno que las personas vivan en bibliotecas, pues se van empolvando y anquilosando como los libros, de los que se convierten en sirvientes; los libros, por su lado, pierden su alma para satisfacer, como cualquier otro objeto, el deseo del coleccionista. Las grandes bibliotecas deben ser lugares de trabajo de libreros, bibliotecarios o investigadores y no sus casas, porque quien vive en su lugar de trabajo acepta, aunque no lo sepa, que su trabajo equivale a su vida. Sería mejor que en las casas ―es decir, en las vidas― hubiera pocos libros, pero sabios, entrañables y hermosos; como manuales italianos de caligrafía.

Anónimo dijo...

Bella nota sobre la caligrafía, que no es otra cosa que el espejo del individuo.

Ele de Lauk dijo...

Me deleita la caligrafía, ese dibujo danzado.

milyunamascaras dijo...

Me encantó este post: "Además me gusta conocerlos primero por sus letras y después por sus nombres."
Mi abuela insistía en la importancia de tener una excelente caligrafía. "Dice mucho de quién eres", decía. Practicaba mucho para complacerla.
Hasta la fecha trabajo doble: primero escribo en papel y luego transcribo al procesador de textos. Manías mías, claro.
También me acostumbré a ponerle nombre, fecha,lugar de compra y precio a todos los libros que tengo.
Un enorme abrazo.

Rbto dijo...

Qué hermoso libro, Selva! Y qué hermosas son tus doce palabras

El Mismisimus dijo...

Cosa más linda Selva, lindísima. Mil gracias por compartirlo, espero me permitas enviarte un breve librito que hoce hace unos años, un librito objeto, con un abrazo.
Martín Corona

H A R R Y G O A Z dijo...

Have a SUPER week, Selva !

telefono banorte dijo...

Muchas gracias por la publicacion!
Muy bueno el blog!!!
:)
besos!